Ale, que viene el invierno. No las lluvias, el invierno. Porque de lluvia… vamos finos.

Como los golondrinos en primavera, ya se sabe, los pajarracos vuelven al cubierto del pabellón.