Ya se sabe que a estos yankis les encantan los excesos y las enormidades, no hay más que pasear por las calles de cualquier ciudad norteamericana para ver los comercios enormes, los coches que no entrarían en ninguno de nuestros garajes, las hamburguesas, los gimnasios… pero lo que no te esperas es que se les vaya la pinza hasta EN ESTO!!